Consecuencias de la fobia social

Además de los fuertes niveles de ansiedad que experimentan las personas con fobia social cuando deben enfrentarse a determinadas situaciones que para ellos implican una elevada presión social o un riesgo de rechazo (real o imaginario); existen otros síntomas negativos que forman parte de las consecuencias de este trastorno de ansiedad. Estas personas por lo general padecen una elevada ansiedad en cualquier situación en la que se ven enfrentados a una circunstancia temida, frente a la cual muchas veces desarrollan conductas de evitación para por ejemplo, eliminar ese riesgo de tener que experimentar un sentimiento de rechazo.

Esta evitación social, va provocando progresivamente graves consecuencias en la vida cotidiana de las personas que la padecen. Estas consecuencias alcanzan a muchas facetas distintas de la vida, de manera que, poco a poco, van perdiéndose experiencias y oportunidades asociadas al contacto social con los demás. Algunas de las consecuencias más importantes son las siguientes:

Aislamiento: La fobia va haciéndose más fuerte con el paso de los años, y de la vida de la persona, con lo que si no se busca una solución, los síntomas van haciéndose cada vez más severos y afectan cada vez en más situaciones sociales. Por ello, la persona poco a poco va reduciendo sus contactos sociales, hasta el punto de que puede llegar a aislarse socialmente y recluirse en casa y en una vida de soledad, frustración y triste.

Depresión: El aislamiento y la sensación de incapacidad para luchar contra este problema, hace que a pesar de saber que esa reacción de ansiedad y/o conducta de evitación social es exagerada e ilógica. Esto provoca que la persona se sientan incapaces, que su autoestima se reduzca, que restrinja las actividades que podrían resultarle una fuente de felicidad, plenitud social y sentimental, etcétera… Esta situación va haciendo que la persona se culpe, y que su autoestima se vea todavía más perjudicada.

Mayor riesgo de abuso de sustancias: Las personas con fobia social se sienten mucho más sociales y extrovertidas mediante el consumo de alcohol y drogas. Estas sustancias les desinhiben, permitiéndoles comportarse con libertad, relacionarse socialmente y disfrutar con esas relaciones. El alcohol les permite un comportamiento que ellos en circunstancias normales reprimen. Lee la segunda parte del artículo aquí.

Deja tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *